¿Qué es la terapia ventilatoria?

La respiración es el conjunto de procesos que posibilitan que el aire entre y salga de nuestros pulmones, lo que nos permite asimilar el oxígeno de la atmósfera y expulsar el dióxido de carbono producido por el metabolismo celular. Para que se produzca este intercambio de gases, es importante que llegue suficiente aire a los alvéolos de los pulmones y que el sistema respiratorio y los músculos respiratorios funcionen correctamente. 

En muchas enfermedades que afectan el sistema respiratorio, el sistema nervioso y los músculos del sistema esquelético, y como resultado de una lesión grave, la bomba de ventilación puede volverse incapaz de soportar el sistema respiratorio, lo que da como resultado en una insuficiencia respiratoria. 

La ventilación mecánica o terapia ventilatoria se usa para respaldar la respiración con la ayuda de un dispositivo que asiste a la misma. Se utiliza en pacientes que no pueden respirar de modo espontáneo.

Es un valioso tratamiento de soporte e incluso puede resultar vital. La terapia ventilatoria puede administrarse durante la hospitalización, pero también se puede prescribir a pacientes que están en casa cuando la insuficiencia respiratoria es crónica. 

A lo largo de los años se han desarrollado diversos métodos y técnicas de ventilación mecánica artificial. El pulmón de acero del pasado ha sido reemplazado por ventiladores mecánicos de presión positiva de última generación.

Area Terapeutica

Form Áreas terapéuticas

Métodos de ventilación mecánica:

Dependiendo del estado del paciente, se pueden adoptar diferentes tipos de ventilación:


Ventilación con presión de soporte: cuando el paciente respira, el ventilador suministra un nivel de presión positiva como soporte a la fase inspiratoria. 

Ventilación asistida: el ventilador se sincroniza con la respiración autónoma del paciente, lo que garantiza un ciclo respiratorio óptimo.

Ventilación controlada: el ventilador trabaja independientemente de la respiración del paciente, regulando cada fase. Se utiliza, por ejemplo, en enfermedades neuromusculares, como la distrofia y la enfermedad de la motoneurona, que provocan la parálisis de los músculos respiratorios.

¿Por qué elegir nuestro servicio?
Nos hemos dedicado al tratamiento domiciliario de pacientes crónicos con ventiladores mecánicos durante muchos años. Para nosotros, la gestión de la enfermedad crónica del paciente no significa solo el suministro de un dispositivo de ventilación mecánica que se adapte a sus necesidades, sino también cuidar a la persona a escala global. Combinamos tecnologías punta con la competencia y la calidez humana de nuestro personal técnico y médico, altamente especializado, que forma y acompaña a los cuidadores en la difícil tarea de cuidar en casa a personas con enfermedades que, hasta hace poco, solo podían recibir tratamiento en hospitales.  

Pero nuestra misión no es solo tratar la enfermedad. Monitorizando y haciendo el seguimiento a los pacientes, nos aseguramos de que estén siguiendo el tratamiento, de modo que el coste asumido por el Servicio Nacional de Salud sea el adecuado y el servicio prestado sea eficiente y sostenible.